Home

Diario YA


 

LAS BASES DE LA “LEY RHODES

Fidel García Martínez.
Aprovechando el impacto mediático del  reabierto caso de Madeleine,  la niña inglesa secuestrada y asesinada, según la Fiscalía alemana,  por un terrorífico pedófilo  Christian B.;  Pablo Iglesias, como responsable de la Agencia Social,  dependiente  del Vicepresidente del gobierno social-comunista  ha presentado, un conjunto de medidas  para atacar de fondo, según él, la violencia física y sexual contra la infancia y adolescencia: la conocida como LEY RHODES, este título está en relación  con la infancia del  pianista inglés del mismo apellido  que dejó escrito un testimonio estremecedor  de su terrible infancia atormentada por la violencia sexual  de un profesor.  Cualquiera que haya leído el testimonio de este genial pianista habrá quedado horrorizado ante tanta brutalidad.
La propuesta legal de Pablo Iglesias  trata de  disposiciones legales   contra los delitos más graves   que no prescriban hasta se hayan cumplido  30 años. Quiere ser esta ley un frente contra  la violencia hacia la infancia y la adolescencia  basado en medidas: se introduce en la legislación la figura del coordinador de bienestar de la protección  en todos los centros escolares, estableciendo protocolos de actuación contra el acoso escolar, ciber-acoso, acoso sexual, violencia de género, suicidio y autolesiones.  Se formarán unidades  especiales de  fuerzas de seguridad para luchar en la protección de la infancia y adolescencia. Incluso se llega más lejos con medidas  innecesarias para dar formación pertinente  a jueces y fiscales con planes específicos para la   protección de la infancia y adolescencia de toda clase de violencia. Se  confeccionará  un registro específico de protección de violencia  contra la infancia. La finalidad de esta ley es garantizar  a la infancia  y adolescencia un crecimiento libre de todo tipo de violencia.
La ley Rhodes no tiene en cuenta  algunos aspectos importantes como son: la violencia infantil tiene lugar, muchas veces, dentro del entorno familiar y vecinal, su principal foco: otras circunstancias, que es necesario tener en cuenta,  son  las denuncias  falsas por  abusos sexuales contra personas inocentes como ha sido el caso de algunos clérigos, como las falsas acusaciones contra  del cardenal australiano, Goerge  Pell, que   durante  meses ha estado preso siendo completamente inocente,  y  a quien el tribunal supremo australiano ha absuelto, mientras  ha  condenado a los que lo calumniaron sin  prueba entre ellos algunos medios de comunicación. También otros clérigos  han sido víctimas  por chantajes  monetarios, como fue el caso del Obispo asturiano de Astorga, Juan Antonio Menéndez  quien falleció hace un año, abrumado por su responsabilidad en aclarar  algunos casos de abusos. Y hablando de la Iglesia Católica  vilmente vilipendiada de forma global, por campañas difamatorias programadas por organismo internacionales, ha sido el Papa Francisco el gran luchador, sin contemplaciones  y con rigor totall  contra los  casos pederastia en la Iglesia (muchos menos casos de los que cierto prensa con tics de fobia anticatólica ha denunciado) y en la Sociedad como se pudo comprobar en el pasado  Sínodo de los Obispos celebrado en  Roma contra los abuso de menores. Allí se analizó con  gran  profundidad no sólo las causas de la pederastia, sino su efectos, y las medidas para erradicarlas  dando soluciones  integrales a las  víctimas y castigos severos a los delincuentes.  Más aún la Iglesia ha legislado que los casos de abusos  comprobados y testificados fuesen juzgados y condenados no sólo   con duras sanciones canónicas, sino también con penas de los  códigos penales  de cada país.