Principal

Diario YA


 

El soberano es la comunidad y no el Estado

Alberto Buela. Hay que intentar llamar a las cosas por su nombre para poder entender de qué se habla. Y así cuando pretendemos hablar sobre el Estado tenemos que desbrozar una serie de conceptos colindantes como comunidad, sociedad, gobierno, nación, pueblo para poder entender de lo que estamos hablando. Hagámoslo una vez más.

el gobierno cuenta a su favor con la legalidad y con la legitimidad (el millón de manifestantes= ratione supremitatis) pero carece de autoridad, y es por ello que no logra tener imperio sobre sus súbditos

Cataluña, de Benoist y Bandieri

Alberto Buela (*) En esta vocación de escribir regularmente sobre los acontecimientos que se suceden casi a diario siempre se corre el riesgo de abrir la boca antes de tiempo. Y esto es lo que les sucedió a mis dos amigos Luis María Bandieri y a Alain de Benoist. A propósito de lo que ocurre en Cataluña, Luis María escribió un artículo estupendo, como todo lo suyo, sobre la relación entre legalidad y legitimidad. Y Alain realizó un reportaje sobre el mismo tema, y siguiendo a Carl Schmitt, realizó la misma distinción.

La vulgaridad en política

Alberto Buela desde Buenos Aires. Murió Maradona y el gobierno argentino de Alberto Fernández se apresuró a velarlo en la Casa Rosada, cuando lo habitual en casos de personajes públicos importantes es velarlos en el Congreso de la Nación, para que todos los que piensan distinto se sientan cómodos en la casa común de la democracia. Es que la Casa de Gobierno cambia de color según el presidente que la habita, mientras que el edificio del Congreso es siempre multicolor. El premio Nobel de medicina Federico Leloir fue velado en su casa y Mercedes Sosa en el Congreso. En cambio Kirchner fue velado en la Casa Rosada porque su esposa Cristina era la presidente en ese momento.

a pedir que aceptemos más refugiados arabo-musulmanes en nuestro país. M. Hollande, Argentina no necesita ninguna sugerencia

De un filósofo criollo a M. Hollande

Alberto Buela. M. Hollande, quien esto le escribe es un doctor en filosofía por la Sorbona de París IV, de modo que lejos está cualquier tipo de resentimiento o rechazo por Francia y lo que ella representa. Ud. llegó ayer a la Argentina no a dar sino a pedir. A pedir beneficios para las empresas francesas en nuestro país, cuando la Total francesa hacer medio siglo que extrae petróleo frente a la Isla de los Estados, y su control depende de ella misma y no de nosotros. Y a pedir que aceptemos más refugiados arabo-musulmanes en nuestro país. M. Hollande, Argentina no necesita ninguna sugerencia,