Home

Diario YA


 

La religión cristiana es la más atacada, una vez más

AUMENTAN UN 37% LOS ATAQUES A LA LIBERTAD RELIGIOSA

22 de septiembre de 2021 – Los datos hechos públicos por el Observatorio para la Libertad Religiosa (OLRC) en su Informe correspondiente al año 2020 muestra que los ataques a la libertad religiosa han aumentado un 37% con respecto a 2019, cuando se produjeron 175 casos.

“Después de varios años de incremento en cuanto al número de ataques, el
año pasado constatamos un leve descenso. Sin embargo, hemos comprobado
como en el año 2020, a pesar del confinamiento y la reducción de la
actividad social y política, los casos han aumentado considerablemente”,
explica María García, presidenta del OLRC.

Medidas con motivo del covid
Es especialmente significativo que 45 de los casos (un 19%) hayan tenido
  alguna relación con las medidas para frenar el covid: límite excesivo
de reducción de aforo en lugares de culto, supresión de actos
religiosos, etcétera.

“La libertad religiosa es un derecho fundamental. Pero parece que
algunos políticos han aprovechado la pandemia para intentar coartarla”,
expone García.

Los cristianos, los más atacados
Una vez más, los cristianos son los más atacados, con 174 casos (el 66%
de los ataques). Es decir, uno de cada tres ataques está dirigido contra
ellos (158 contra católicos, 6 contra evangélicos y 10 contra cristianos
de cualquier confesión). Además, 12 casos se dirigieron contra
musulmanes y 6 contra judíos, mientras que 48 de los ataques fueron
contra todas las confesiones, al imponer un laicismo beligerante que
intenta eliminar la religión del ámbito público.

Por tipología de ataques, se distribuyen de la siguiente manera:

* 2 casos de violencia contra los creyentes, de nuevo, exclusivamente
contra católicos.
* 34 ataques a lugares de culto: 30 contra cristianos, 3 contra
musulmanes y 1 contra judíos.
* 13 vejaciones a creyentes: todos contra cristianos, a excepción de 1
contra musulmanes y 1contra los creyentes de todas las confesiones.
* 70 escarnios a la religión: 57 contra cristianos (católicos en su
mayoría), 5 contra judíos, 1  contra musulmanes  y 7 contra todas las
religiones.
* 121 casos de laicismo beligerante (marginación de la religión del
ámbito público): donde más del 55% de los ataques se concentraron
exclusivamente contra los católicos y hasta un 33% contra todas las
confesiones por igual.

“En cuanto a los ataques a lugares de culto, nos encontramos ante el
primer año donde podemos hablar de una disminución real (de 55 a 34
casos), desde que se comenzaron a recopilar datos por parte de nuestra
entidad; no obstante, consideramos que los casi tres meses de
confinamiento y el posterior toque de queda tienen bastante que ver con
esta disminución”, analiza la presidenta del OLRC. Sin embargo, han
aumentado considerablemente los casos de laicismo beligerante o
marginación de la religión del ámbito público (de 73 a 121 casos).

Cataluña, con 35 casos, es la comunidad autónoma que concentra mayor
número de ataques, seguida de Madrid, con 26, y Andalucía con 23. Por
otra parte, uno de cada tres casos es de ámbito nacional (el 33,3% de
los ataques contra la Libertad Religiosa de todo el 2020).

El gobierno ataca la libertad religiosa
Los partidos que gobiernan la nación son los que aglutinan más ataques,
con el PSOE a la cabeza (43 casos), seguido por Podemos con 23 e
Izquierda Unida, con 17. “El laicismo radical que abanderan muchos de
estos partidos no deja de traer constantes ataques a la Libertad
Religiosa en hemiciclos y casas consistoriales, donde se pretende
convertir la aconfesionalidad consagrada en nuestra Constitución, en una
marginación de la religión en el espacio público”, destaca García.

Por todo ello, pedimos a los partidos políticos y, por tanto, a los
legisladores y gobernantes:

1. Que respeten el derecho fundamental a la libertad religiosa, tanto
desde el punto de vista individual como colectivo. Y que garanticen los
tratados firmados por el Estado español con las diferentes confesiones
religiosas, a fin de promover la convivencia pacífica entre todos los
ciudadanos, sin importar sus creencias o convicciones. Aconfesionalidad
no significa supresión de simbología religiosa en el espacio público ni
prohibición de cultos, sino respeto y la promoción de todas las
creencias.

2. Que, como representantes de los ciudadanos en las instituciones,
hagan también respetar la libertad religiosa desde sus puestos de
responsabilidad, adoptando medidas de vigilancia y protección de los
templos, y de sanción frente a la impunidad de cualquier ataque a bienes
o personas por motivos religiosos.

Desde hace diez años, el OLRC publica el “Informe de ataques a la
libertad religiosa en España”, que es utilizado como fuente tanto para
otros reputados informes sobre la situación de la libertad religiosa en
el mundo, como el que realiza la organización no gubernamental Open
Doors o el que elabora el Departamento de Estado de Estados Unidos.